venres, 2 de outubro de 2015

Como convertir un proyecto comercial en sostenible: "Viña Sampedro"

Recuerdo que en los años noventa del siglo pasado, viviamos un momento expansivo de la economía que, apoyado en la apertura de los mercados, era un entorno óptimo para proyectos de marcado corte comercial: 

  • comercializar en mercados exteriores productos entonces desconocidos (hablamos de los vinos Albariño, Mencía...) usando distribuidores con exclusividad para el mercado. De este modo se facilitaba la introducción en el mercado de las entonces escasas producciones vinícolas del NW español.
Juan J. Sampedro Reiriz (1992, Feria Foodex-Tokyo)


Así nació la marca europea #Viña Sampedro de vinos y licores producidos para REIRIZ Y REIRIZ, S.L.U. y exportados a Alemania y EE.UU.



REFLEXIONES:
  • ¿Era la marca Viña Sampedro una marca sostenible?
    • Comercializaba exclusivamente la cantidad demandada (dentro de un contexto de producto de calidad y cosecha limitada de pequeño productor): lo que he llamado "concepto de adaptabilidad sostenible".
 Sigan mi razonamiento... REIRIZ funcionaba como una empresa intermediaria, una empresa de servicios que, aunque garantizaba la sostenibilidad del servicio (vendía lo que se demandaba, sin excedentes), pero... ¿puede garantizar que lo que comercializa ha sido producido bajo criterios sostenibles?
  • Sinceramente, pienso sólo se puede garantizar la sostenibilidad del producto si existe una clara implicación de la comercialización en la producción (integración vertical). Realmente al comercializar vinos procedentes de Denominaciones de Origen (origen certificado por los respectivos consejos reguladores de las D.O.), se certifica el origen, pero NO la sostenibilidad de la producción.

 Colaboración programa europeo LIFE+

Pero todo tomó un giro inesperado después de mi colaboración en el proyecto europeo LIFE+ Viñas Atlánticas, diseñado para minimizar el uso de productos químicos en los viñedos de la D.O. Rías Baixas, tomé consciencia de que, poco a poco, casi sin darnos cuenta, habíamos olvidado las técnicas tradicionales de cultivo, adaptadas al entorno, para pasar a maximizar la producción apoyados en el alto consumo de productos fitosanitarios y abonos químicos.

Pero, ¿cómo convertir el proyecto comercial en sostenible?

En mi caso he optado por recuperar los valores que aportan calidad sostenible utilizando productos naturales de la comarca. Así por ejemplo:
  • recuperando las técnicas de abonado tradicional (compostaje y uso de algas secas procedentes de la Ría de Arousa);
  • reduciendo el monocultivo, al aternar franjas de cultivo de uva (variedad Mencía certificada) en sistema de emparrado tradicional gallego (adaptado a las condiciones microclimáticas de la comarca del Barbanza donde se ubica la parcela experimental) con otros cultivos dedicados al cultivo de plantas medicinales (leguminosas que aportan nitrógeno al suelo) y con un emparrado de otra variedad de uva gallega: el tinto Caíño plantado por mis abuelos en la zona.
Con todo ello estamos diversificando el cultivo, mejorando su calidad al minimizar el uso de abonos y químicos; y dificultando la propagación de las plagas de insectos y hongos al aternar diferentes cultivos.

¿Y qué vamos a producir?
  • Vino tinto de las variedades Caiño y Mencía (ver foto inferior).

En consecuencia, estoy preparando una parcela experimental ubicada en el lugar de ... Pueden seguir los avances del proyecto a través de este blog que se irá actualizando a medida que surjan novedades.


Y recuerde que el objetivo no es alcanzar rentabilidad via alta producción a bajo coste: es obtener altísima calidad en equilibrio con la naturaleza!!!

¿Quieren ser los primeros en disfrutar de las bondades de estos productos tradicionales (s. XVIII) gallegos? Les mantendré informados. Un saludo,


Juan J. Sampedro Reiriz
about.me/jjsampedro
Biólogo colegiado 4588X

Ningún comentario:

Publicar un comentario